Primero el anuncio lo hizo Sony, pero como el evento fue tan decepcionante, todas las fichas están puestas ahora en la presentación de la nueva Xbox de Microsoft, un evento que según los rumores podría llegar durante las primeras semanas de abril.

De esta forma, se espera que los de Redmond sepan aprovechar el muy mal anuncio de Sony, que dejó con gusto a poco hasta a sus más acérrimos defensores. Es más, parecía una presentación hecha sólo para darle un golpe a los de Microsoft, porque ni siquiera mostraron lo que será la consola, es decir, sólo se dedicaron a revelar el estado de avance de la nueva PS4.

Sin embargo, lo que hicieron fue todo lo contrario, ya que dejaron a Microsoft con la oportunidad de darle un golpe de contra ataque realmente certero.

Vía Gizmología