La teoría de Einstein encontró un nuevo asideró, pues los astrafísicos de la NASA reafirmaron que los colores de los rayos X y sus características encontradas a partir de la observación de los agujeros negros, pueden lograr medir la velocidad de rotación de este.

Lo importante de este descubrimiento llevado a cabo gracias a la utilización de los observatorios Nuclear Spectroscopic Telescope Array de la NASA y el Newton de la ESA, es que al medir la velocidad de rotación de un agujero negro supermasivo, podrán dar paso a estudios más acabados sobre la evolución de las galaxias. En esta oportunidad el agujero negro se encuentra en la galaxia NGC 135- a 56 millones de años luz- y está rodeado de gas y polvo espacial.

Específicamente, la importancia para Fiona Harrison, principal investigadora, es que “ el resultado que estamos anunciando hoy es que, por primera vez, definitivamente podemos interpretar características que se observan en las emisiones de rayos X procedentes de un agujero negro supermasivo debido a que la gravedad del agujero es increíblemente fuerte. Podemos ver la curvatura y la torsión del espacio-tiempo, el agujero negro distorsiona el tejido mismo de nuestro universo. Esta distorsión nos permite medir la rapidez con que el agujero negro está girando”.

Más información en CNET