Daisy Morris es una pequeña niña que ahora tiene 9 años pero cuando paseaba por la playa de la Isla de Wight en el 2009, tenía 5 años y se encontró los restos fósiles de un especie de dinosaurio desconocida hasta el momento y que tendría 115 millones de años de antigüedad.

Se trata de una nueva especia de los pterosaurio o más bien reptiles voladores, mismo que acaba de ser bautizado como Vectidraco Daisymorrisae en honor a la pequeña que los encontró y que se dio cuenta inmediatamente que se trata de un fósil- en la actualidad la casa de la pequeña parece un museo ya que colecciona fósiles, animales disecados, conchas y huesos-.

Luego del descubrimiento la familia de Daisy llevó los fósiles al experto paleontólogo Martin Simpson, quien desde entonces estudió los restos, centrándose en el más pequeño de los detalles antes de publicar estos hallazgos, los cuales revelan que se trató de una criatura que tenía más o menos el tamaño de un cuervo y era un tipo de pterosaurio desconocido hasta el momento y el que pertenecía al Cretácico Inferior.

Más información en Daily Mail