Un informe del organismo determinó que tres cuartas partes de los habitantes del mundo cuentan con un celular, junto con pronosticar que el número de abonados superará a la población global.

“A nivel mundial, el número de abonados a la telefonía móvil con contrato o prepago pasó de menos de 1.000 millones en 2000 a más de 6.000 millones en la actualidad, de los cuales casi 5.000 millones están en los países en desarrollo”, dijo el BM.

“Estar abonado a varios servicios se está volviendo más común, lo que sugiere que el número (de celulares) pronto superará al de la población mundial”, dijo la institución.

Junto con ello, destacó que 30.000 millones de aplicaciones para smartphones y tablets fueron descargadas en 2011.
Según el Banco Mundial, los países en desarrollo se valen de los celulares para “mejorar” los servicios públicos, poniendo como ejemplo la aplicación JobMatch, lanzada en Palestina, que facilita la búsqueda de trabajo.

“El teléfono móvil ofrece grandes oportunidades (…) facilitando el acceso a información básica en materia de salud, permitiendo pagos en efectivo, promoviendo la creación de empleo y estimulando la participación de los ciudadanos en el proceso democrático”, aseguró Rachel Kyte, vicepresidente de Desarrollo Sostenible del Banco Mundial.