Un nuevo método para restaurar el crecimiento del cabello con el uso de fármacos que ya están aprobados podría estar en el camino, según un estudio publicado en Science Advances.

Investigadores de la Universidad de Columbia Medical Center en Nueva York han descubierto que cuando los folículos pilosos se suspenden en un estado de descanso, un crecimento rápido y robusto puede ser restaurado mediante la inhibición de una familia de enzimas dentro de los folículos.

Los folículos pilosos no producen cabello constantemente, teneiendo ciclos de cuatro fases entre reposo y crecimiento.

Más de 90% del cabello está normalmente en el crecimiento de la fase, “anagena”, que puede durar de 2-6 años.

La fase catágena sigue, cuando el folículo regresa y se mueve hacia la superficie. “Telógeno” es la fase de reposo, y “exógeno” es cuando el cabello se cae antes de que se reanude el crecimiento del folículo.

En experimentos con ratones y folículos pilosos humanos, la Dr. Angela Christiano, PhD, y sus colegas encontraron que los fármacos que inhiben la familia Janus quinasa (JAK) de enzimas promueven el crecimiento rápido y robusto de cabello cuando se aplica directamente sobre la piel.

Esto sugiere que los inhibidores de JAK se podrían utilizar para restaurar el crecimiento del cabello en varias formas de pérdida de cabello, tales como la inducida por la calvicie de patrón masculino – también llamada alopecia androgenética – y otros tipos de pérdida de cabello que se producen cuando los folículos pilosos están atrapados en un estado de reposo .

Dos inhibidores de JAK ya han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), una para el tratamiento de enfermedades de la sangre (ruxolitinib) y el otro para la artritis reumatoide (tofacitinib).

Ambos se están probando en ensayos clínicos para el tratamiento la hipotricosis y la alopecia areata, una enfermedad autoinmune que ataca los folículos, causando la pérdida de cabello.

Ya habían encontrado que los inhibidores de JAK apagan la señal que causa un ataque autoinmune, y que las formas orales del medicamento restauran el crecimiento del cabello en algunas personas con este trastorno.

Inhibidores de la enzima promueven un crecimiento fuerte y rápido de cabello

En los experimentos, el equipo se dio cuenta de que los ratones crecieron más pelo cuando el fármaco se aplica tópicamente en la piel que cuando se administra internamente. Esta sugerido que los inhibidores de JAK pueden tener un efecto directo en los folículos del pelo, además de inhibir el ataque inmunológico.

Mirando más de cerca los folículos pilosos normales del ratón, se encontraron que los inhibidores de JAK despertaron rápidamente los folículos en la fase de reposo.

Los inhibidores de JAK parecen desencadenar procesos que despiertan las fases de los folículos. Los ratones tratados durante 5 días con uno de los dos inhibidores de JAK brotaron pelo nuevo en un plazo de 10 días, lo que acelera en gran medida la fase de crecimiento del folículo piloso.

A luz de estos hallazgos, los investigadores esperan que los medicamentos podrían inducir el crecimiento de cabello y extender el crecimiento de pelo existente en los seres humanos.

Más información: Universidad de Columbia.