Es menos diabólico de lo que suena, pero de todas formas una agencia alemana ya halló la forma de insertar publicidad en los sueños de las personas.

Y es que la firma teutona Audiva descubrió una tecnología llamada conducción ósea, que consiste en la transmisión de ondas de ultrasonido a través de los vidrios, las que logran ser oídas cuando la gente se queda dormida apoyando la cabeza en la ventana mientras viaja en un bus o tren.

Así, los sonidos se escuchan como si se estuviese oyéndolos con audífonos, en una innovación que se dio para dar información de los canales online de la dsitribuidora Sky, en una campaña llamada Talking Windows.

La innovación le valió a Audiva un León de Oro en la categoría de innovación dentro del festival de creatividad de Cannes de este año.