Gran revuelo ha causado en la comunidad científica internacional una nueva fotografía enviada desde Marte por el Curiosity: una piedra moviéndose cuesta abajo, dejando un claro rastro, tal como ocurriría con el mismo fenómeno en cualquier latitud del planeta Tierra.

Ante esto, los expertos especulan acerca de algún posible terremoto sobre la superficie marciana, algún meteorito que cayó furtivamente sobre el planeta rojo, o bien, el viento que hay en este cuerpo celeste el que hizo moverse a este elemento, que se ubicaba en una zona conocida como Nili Fossae.

Más allá de lo académico, el científico Alex Parker, del Centro Harvardsmitsoniano para la astrofísica, dijo en su Twitter que se trataba de una piedra que huía ante la cierta posibilidad de que el Curiosity la perfore con su taladro.