Increíble pero cierto, o al menos eso es lo que deja claro un estudio de científicos que plantea que los microbios producen electricidad al entrar en contacto con el metal, lo que en un futuro podría dar como resultado a las baterías biológicas.

El estudio además fue publicado en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias, donde explican que esta corriente eléctrica se genera a través de sus membranas celulares con tan sólo tocar un metal o mineral, lo que en el fondo significa que es posible unir o atar a las bacterias a los electrodos de forma directa y generar así energía limpia y eficiente.

Para comprobarlo, los investigadores crearon una versión sintética de una bacteria marina conocida como Shewanella Oneidensis, utilizando sólo proteínas que transportarían los eletrones desde el interior del microbio a una roca.

“Sabíamos que las bacterias pueden transferir energía eléctrica en los metales y minerales, y la interacción depende de las proteínas especiales en la superficie de la bacteria, pero no está claro si las proteínas lo hacen diracta o indirectamente a través de un mediador desconocido en el medio ambiente”.

“Nuestra investigación muestra que estas proteínas directamente pueden tocar la superficie del mineral y producir una corriente eléctrica, lo que significa que es posible que las bacterias se encuentren en la superficie de un metal o mineral y conducir la electricidad a través de sus membranas celulares”, explicó el biólogo a cargo, Tom Clarke, de la Universidad de East.

“Estas bacterias muestran un gran potencial como céulas de combustibles microbianas, donde la electricidad puede generarse a partir de la descomposición de los residuos domésticos o agrícolas. Esto además podría ser muy útil en entornos oscuros, donde no hay energía solar, ya que pueden trabajar de forma continua en áreas remotas depsués de los terremotos o en el fondo del oceáno, por ejemplo. También podemos ver una utilización para los aparatos cotidianos, tales como cargadores de teléfonos móviles o incluso de automóviles”.

Y no sólo queda en eso, sino que algunos expertos incluso postulan que estas baterías con energía biológica a partir de los microbios, podrían estar en el mercado en unos diez años.

Más información en Daily Mail