Las tragedias por tiroteos en las escuelas de Estados Unidos son impactantes pero cada día más comunes en dicho país y en el mundo, por lo que si los gobiernos no toman las medidas necesarias respecto del control de armas, es obligatorio que existan opciones alternativas a modo de prevención.

Y eso es lo que justamente pensó Miguel Caballero, fundador de la compañía que fabrica ropa o chalecos antibalas para las escuelas, explicando que estos pueden estar tanto en la sale de clases y así ser puestas en el momento en que ocurra algo o bien llevarlos puestos en forma de ropa casual, al igual que las mochilas.

Así se verían estos implementos de vestir: