El hombre equipado con la mano robótica con más alta tecnología del mundo, ayer mostró su último avance y que tiene que ver con poder atarse los cordones de los zapatos de nuevo y con la ayuda de este brazo biónico.

Se trata de Nigel Ackland de Royston, quien posee esta mano robótica desde el pasado noviembre del 2012, momento desde el cual ha tenido bastantes mejorías en cuanto a la sensibilidad, sobre todo porque reforzaron la extremidad con acero inoxidable y titanio (hay que recordar que Nigel perdió parte de su extremidad debido al ataque de un perro vago a sus 53 años de edad).

Esto signfica que toda la mano ya es más fuerte gracias a la actualización de la tecnología, pues ahora incluye almohadillas aislantes que le permite detener el calor o la electricidad estática. En cuanto a la movilidad, el brazo futurista tiene una apariencia natural y patrones de agarre que se pueden programar de forma inalámbrica y adaptándose a las necesidades de cada individuo.

Ahora, en el procedimiento específico del amarre de cordones, el brazo futurista envía señales similares al brazo original cuandos se activan los músculos, por lo que los movimientos son detectados por lo sensores que también activan a uno de los 14 movimientos pre-programados, reflejando finalmente los movimientos humanos.

Vía Daily Mail