Los investigadores de la Universidad de Southampton en el Reino Unido dieron con el clavo perfecto. Sí, porque acaba de crear un cable de fibra óptica hueco y relleno de aire que es capaz de alcanzar velocidades 1000 veces superiores a las que se encuentran hoy en los actuales cables, mismos que debido a que son fabricados de vidrio o de plástico, materiales que afectan ligeramente la transmisión de la luz y que por ende ralentizan su envío.

Sin embargo, con este nuevo cable de fibra óptica hueco, la luz consigue propagarse a una velocidad que llega al 99.7% de la velocidad de luz, lo que significa que, nada más ni nada menos, la velocidad puede incuso llegar a los 10 terabytes por segundo.

Ahora, cabe destacar que este técnica no es realmente novedosa, pero antes se encontraron con el problema de las esquinas que no permitían el traspaso normal, por lo que se seguía utilizando el material de vidrio o plástico, pues este tiene un índice de refracción que hace que la luz rebote alrededor de la fibra, lo que le permite recorrer largas distancias.

Por supuesto, en estos momentos los investigadores lograron superar estos problemas fundamentales, mejorando el diseño del núcleo hueco, con un diseño ultra delgado que sólo permite pequeñas pérdidas, un gran ancho de banda y una latencia que sopla las puertas de la fibra óptica normal.

Más información en Extremetech