Intentar reducir los accidentes causados por quedarse dormido al volante es la finalidad de somnoalert, aplicación desarrollada por el Grupo de Procesado de Señales e Información para Sistemas de Detección del Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC).

Según una fuente al interior del grupo, esta aplicación funciona analizando datos presentes en la red común o bus CAN (Controlled Area Network) del automóvil, cotejándolo con la información que proporciona un sistema de reconocimiento de carril (SRC), para identificar los cambios de la conducción causada por el sueño y sus efectos en los conductores.

“La somnolencia es una de las principales causas de los accidentes de coche, especialmente en desplazamientos largos por autopista. La mayoría de sistemas de monitorización desarrollados en los últimos años han sido sistemas integrados que tienen que conectarse al sistema del coche. Nuestro dispositivo combina la experiencia en sensores de nuestro grupo y el análisis de datos biológicos con los conocimientos sobre vehículos de Ficosa, y es completamente portátil”, manifestó Santiago Marco.

Somnoalert se activa de forma automática cuando el auto sobrepasa los 75 km/h, recogiendo 31 variables a través del CAN, sumado a los datos sobre la posición del coche recogidos por el SRC. Esto hace que en caso de irregularidades en la conducción, como cambios en la posición del vehículo en una pista, en la dirección, movimiento de los pedales, activa una alarma, que puede ser háptica (esto es, mediante la vibración del asiento), acústica o visual.

Todo esto se combina con una memoria de la calidad de la conducción, lo que ayuda a configurar patrones personalizados de alarmas según cada chofer, considerando su estilo de manejo y variables personales.

Vía Tendencias 21