Todos estaban felices porque por fin tenían la anhelada actualización a Windows Phone 7.8, versión que les proporcionaría de mejoras y nuevas características relacionadas con la interfaz. Sin embargo, luego de unos días de utilizar la actualización 7.8, algunos usuarios de determinados terminales, comenzaron a tener problemas.

Se trata de quienes tienen en su poder el Lumia 800, dispositivo que luego de hacer la actualización a Windows Phone 7.8 tuvieron conflictos con el volumen del terminal, presentando casi un 50% menos de capacidad. Es decir, si antes escuchaban fuerte al nivel 10, ahora deben hacerlo al nivel 20, ya que más abajo no se escucha prácticamente nada.

Los mismos usuarios han comentando que para solucionar el problema decidieron volver a la versión anterior al upgrade, es decir, a Windows Phone 7.5, señalando que efectivamente el volumen vuelve a su funcionamiento normal, por lo que claramente todo radica en Windows Phone 7.8.

Ahora, hasta el momento sólo se ha sabido de este tipo de terminal de la familia Lumia con problemas tras la actualización, por lo que resta esperar para ver si otros usuarios de los Lumia 900, por ejemplo, también los presentan como para estar realmente en presencia de una problemática general o más bien específica.

En cuanto a Nokia y Microsoft, cabe indicar que ninguna de las dos ha salido al paso de estos reclamos de los usuarios.