Jim Zemlin, Director Ejecutivo de la Fundación Linux emite una declaración acerca de la prohibición de la inmigración.

El sistema operativo Linux subyace a casi cada pieza de tecnología en la vida moderna, desde teléfonos satelitales a búsquedas en la web e incluso su coche. Para la Fundación Linux, la apertura es una parte de nuestros principios básicos y también una cuestión de practicalidad.

Linux, el mayor proyecto de software desarrollado cooperativamente en la historia, es creado por miles de personas de todo el mundo y se pone a disposición de cualquiera para usar de forma gratuita. La Fundación Linux también alberga docenas de otros proyectos de código abierto que abarcan seguridad, redes, nube, automoción, blockchain y otras áreas.

El año pasado, la Fundación Linux recibió a más de 20.000 personas de 85 países en más de 150 eventos. El código abierto es una actividad fundamentalmente global, pero Estados Unidos siempre ha servido como centro de innovación y colaboración. El creador de Linux, Linus Torvalds, miembro de la Fundación Linux, emigró a Estados Unidos desde Finlandia y se convirtió en ciudadano. La política de la Administración sobre restricciones a la inmigración es antitética a los valores de apertura y comunidad que han permitido que el código abierto tenga éxito. Me opongo a la prohibición de la inmigración.

Jim Zemlin, Director Ejecutivo, La Fundación Linux