Imagina un futuro en el que te puedes inyectar con una bacteria que lleva ADN diseñado que libera fármacos contra el cáncer cuando se encuentra un tumor en tu cuerpo.

Un equipo de ingenieros biológicos en el MIT han dado un gran paso con el desarrollo de un nuevo lenguaje de programación que permite el diseño rápido de funciones complejas de secuencias de ADN que se pueden poner en células vivas.

Estas funciones pueden incluir detectar o responder a cuestiones específicas, como una alta temperatura o un tumor.

Christopher Voigt, profesor de ingeniería biológica del MIT, explica cómo funciona.

“Se utiliza un lenguaje basado en texto, al igual que programando una computadora”, dijo Voigt. “Luego se toma ese texto y se compila y se convierte en una secuencia de ADN que se pone en la célula, y el circuito se ejecuta dentro de la célula.”

El lenguaje se basa en el lenguaje Verilog, que se ha utilizado más comúnmente para diseñar circuitos digitales.

Para hacer que funcione para las células vivas, los investigadores diseñaron elementos de cálculo, tales como sensores, que pueden ser codificados en una secuencia de ADN.

Una vez que las secuencias de ADN están incrustados en una célula para formar un circuito, estos sensores, que son personalizables, se pueden utilizar para detectar compuestos, tales como oxígeno o glucosa, o incluso la luz, la temperatura y otras condiciones ambientales.

Pero quizás lo más impresionante es que esencialmente significa que cualquiera podría utilizarlo para funciones que desean en una célula viva generando ADN sin necesidad de conocimientos de ingeniería genética.

Durante las pruebas, el equipo ha programado 60 circuitos con diferentes funciones, y 45 de ellas funcionó con éxito.

En la actualidad, el idioma ha sido optimizado para la bacteria E. coli, pero el equipo está trabajando en la expansión de la lengua para otras cepas de bacterias.

Fuente: MIT