¿Cómo se puede ver a través de una esquina? Una de las soluciones es el desarrollo de visión de rayos X. Un enfoque más mundano es utilizar un espejo. Pero si no son una opción, un grupo de científicos liderados por Genevieve Gariepy han desarrollado un detector, que, con algunas técnicas de procesamiento de datos inteligentes, puede convertir las paredes y los pisos en un “espejo virtual”, dando el poder para localizar y rastrear objetos en movimiento fuera de la línea de visión directa.

La superficie brillante de un espejo funciona al reflejar la luz dispersada por un objeto en un ángulo bien definido. Debido a que la luz dispersada desde diferentes puntos del objeto se reflejan en el mismo ángulo, el ojo ve una imagen clara del objeto. Por el contrario, una superficie no reflectante dispersa la luz al azar en todas las direcciones, y no crea una imagen clara.

Sin embargo, los investigadores de la Universidad Heriot-Watt y la Universidad de Edimburgo, encontraron una manera de interpretar la información de un objeto incluso si la luz es dispersada aleatoriamente. Su método, publicado en Nature Photonics, se basa en la tecnología de búsqueda de gama láser, el cual mide la distancia a un objeto basado en el tiempo que tarda un pulso de luz en viajar al objeto, su dispersión, y viajar de regreso a un detector.

En principio, la medición es bastante simple. Un pulso láser rebota en el suelo y se dispersa en todas direcciones. Una pequeña fracción de la luz láser golpea el objeto, y la luz retrodispersada se registra en un  “espejo virtual” – al lado del punto donde el láser golpeo. Debido a que la velocidad de la luz es conocida y constante, midiendo el intervalo de tiempo entre el inicio del pulso de láser y la luz dispersada, la posición del objeto puede ser triangulada.