Y ahora todo tiene que ver con la tecnología móvil y la ciencia, tanto así que un grupo de científicos acaba de hacer otro avance al respecto.

Sí, porque crearon un chip intercutáneo que es capaz de hacer un análisis de la sangre para luego enviar los resultados a través de Bluetooth y a los teléfonos inteligentes, es decir, en futuro no se necesitará sacar hora para acudir a la clínica y hacerse un examen de sangre.

Este chip que ya ha sido probado exitosamente en animales, es capaz de llevar el control del colesterol, junto con los niveles de azúcares y no sólo eso, ya que el mismo chip incorporará otros sensores capaces de analizar cómo van los tratamientos más fuertes como las quimioterapias y hasta de predecir los infartos con horas de anticipación debido a que es muy rápido al detectar el cambio en el torrente de la sangre.

Por supuesto, la idea de este aparato médico intercutáneo, es que vaya incorporado en aquellos pacientes que requieren constantemente de análisis sanguíneos.

Vía BBC