Razones para llorar hay muchas, siendo la más peculiar cuando lo hacemos porque picamos una cebolla. Todas estas lágrimas parecieran ser lo mismo porque salen de los mismos ojos de la personas, pero gracias a un fotógrafa que se pregunto si efectivamente son iguales o no, un científico demostró bajo el microscopio que no lo son y que se dividen en tres tipos: las lágrimas basales que son las que el ojo utiliza para lubricarse, las reflejas que son cuando un agente externo las provoca y las de origen emocional o psíquico, pero más aún, porque las lágrimas de dolor no son iguales a las de alegría y esto se explica porque las mismas tienen una composición más compleja de lo que todo el mundo puede imaginar.

Específicamente, las lágrimas tiene sustancias diversas. Por ejemplo, la endorfina aparece en la euforia o el placer, la encefalina cuando es de dolor y así se van mezclando mostrándose diferentes ante el microscópico cuando estas lágrimas se secan (para ver más imágenes haz clic en el enlace):

Lágrimas de alegría

Lágrimas de alegría

Lágrimas de pena