Mientras los fabricantes de satélites están contentos porque la baja actividad del Sol no ha interferido electromagnéticamente en sus equipos, los expertos astrónomos se encuentran perplejos por esta pasividad en momentos en que el Sol debiera estar en su clímax pues es el final de un periodo que se repite cada 11 años y que se destaca por las grandes erupciones y porque sus polos se invierten. Todo lo contrario, el Sol está en su etapa más calma de los últimos 200 años, lo que contrasta con la etapa anterior: en el 2003 la tormenta solar de Halloween fue considerada como la más potente de toda la era espacial.

Otro de los sucesos que tiene en estado de pregunta a los astrónomos, es el hecho de que los polos magnéticos también están descompensados, ya que el Polo Norte del Sol se invirtió hace cerca de un año pero no así el Polo Sur, de modo que particularmente, ambos tienen en este instante la misma polaridad. Por cierto, los expertos recalcan que esto no los tiene preocupados porque pudiera representar algún riesgo para la Tierra, sino porque es un comportamiento nunca antes visto y no tienen explicación hasta el momento, aunque claro, significa un gran paso para seguir conociendo más del Sol.