Siempre se elevó la teoría del choque de un comenta con la Tierra hace 28 millones de años, sin embargo finalmente se pudo encontrar una prueba tangible de que esto realmente sucedió así, gracias al descubrimiento de un equipo de astrónomos y geólogos de la universidad de Johannesburgo.

Específicamente, se trata de un hallazgo de un geólogo hace años atrás, quien encontró un fragmento de roca que no tenía hasta ese momento una clasificación conocida, creyendo en ese entonces, que se trataba de restos de un meteorito; mas los nuevos estudios revelaron que no pertenece a un meteorito sino que al núcleo de un cometa que habría caído hace 28 millones de años atrás, calentando la arena del desierto de Sahara a 2000 grados y diseminando polvo de diamantes más cristales de silicio en un área de más de 6 mil kilómetros.

Finalmente, este pedazo del núcleo de cometa, bautizado como Hypatia, podría ayudar a los nuevos estudios sobre la formación del sistema solar e incluso sobre la evolución de la vida en la Tierra. Al respecto, el profesor encargado de la investigación del hallazgo, Jan Kramers, explicó lo siguiente:

“Hemos sentido la típica euforia científica cuando nos hemos dado cuenta de que habíamos descartado todas las posibles opciones y sólo quedaba la del cometa. La NASA y la ESA invierten miles de millones de dólares en recolectar apenas unos pocos microgramos de polvo de cometa en el espacio, y luego traerlo de vuelta a La Tierra. Ahora nos encontramos ante un enfoque radicalmente distinto para estudiar la composición de los cometas”.