Junto a las grandes preguntas de la humanidad que buscan conocer de dónde venimos, quiénes somos y hacia dónde vamos, también existe la de por qué Einstein fue el genio que fue y el Doctor WeiWei Men de la Universidad Normal del Este de China quiso responderla encontrando una nueva técnica con la que estudió el cerebro de Einstein.

Cabe recordar que cuando Einstein murió su cerebro se estudió en profundidad para descubrir la clave de su excepcional inteligencia, por lo que se seccionó este en 240 partes que durante largo tiempo han sido documentadas y fotografiadas con el fin de encontrar nuevas pistas.

Y una de esta señales importantes la encontró precisamente WeiWei Men, pues el doctor ejecutó una novedosa técnica capaz de medir la densidad de los haces de nervios en el cuerpo calloso, encontrándose con que las conexiones de Einstein eran efectivamente más densas en variadas zonas. Es decir, el cuerpo calloso de Einstein era sorprendentemente denso.

En palabras del investigador encargado, las conexiones nerviosas del cerebro de Einstein, fueron inusualmente buenas, por lo que el puente nervioso que transmite la información necesaria para la coordinación motora y que está implicado en importantes procesos cognitivos, era más robusto por así decirlo. Finalmente, en otras palabras, el cuerpo calloso de Einstein, aquel que conecta a un hemisferio cerebral del otro, estaba mejor construido que el de los demás.