Uno de los grandes problemas de Kenia siempre fue el agua, pero todo está a punto de cambiar porque los científicos acaban de descubrir una gran reserva de agua subterránea, gracias al uso de tecnología avanzada como satélites, radares y estudios de geología. Los resultados son significativos, porque esta reserva permitiría abastecer a Kenia por unos 70 años y sin problemas.

La reserva acaba de ser bautizada como Lotikipi Basin Aquifer, contiene aproximadamente 200.000 millones de metros cúbicos de agua y su profundidad es de unos 300 metros. Se encuentra en la región norte de Kenia, en Turkana, que es, justamente, de las con mayores sequías. Así, se abren grandes expectativas para una población de 41 millones de personas, pues además del agua potable, esta permitirá alimentar a los animales y regar plantaciones.