Un golpe de suerte y a la vez de un rayo, así se puede definir el caso de un londinense, que buscando fotografiar un rayo, captó el momento justo en que uno de estos fenómenos pegara en un avión que iba en pleno vuelo. Pero nada de tragedias, pues la tecnología y el metal con el que está fabricado el fuselaje de las aeronaves hacen que los aparatos funcionen como verdaderas jaulas de Faraday, por lo que el impacto de un rayo no los afecta en nada. De hecho, varias aeronaves al año son impactadas por la ira de la naturaleza.

En el siguiente video se explica lo que es una jaula de Faraday.