El mundo científico está lleno de curiosidades y una de esas es el caso de esta babosa de mar denominada como la Chromodoris reticulata, que es la primera especie descubierta en el mundo que puede botar un pene después de tener sexo, pues luego le crece otro.

La investigación estuvo a cargo de sorprendidos científicos japoneses de la Universidad de Osaka, quienes publicaron los resultados en la revista Biology, explicando que llegaron a este descubrimiento gracias al estudio sistemático de los hábtidos de apareamiento de las babosas de mar.

Cabe destacar además que estas babosas tienen otra particularidad, pues tiene tanto órganos masculinos como femeninos , los cuales le permiten desempeñarse en el papel de macho que dona esperma y también de hembra que recibe los espermatozoides al mismo tiempo.

Ahora, en cuanto a la peculiar característica de botar el pene utilizado en la relación sexual, los científicos japoneses visualizaron cómo este, luego del acto, se iba arrastrándolo para luego botarlo unos 20 minutos después, mientras que el nuevo pene crecería en unas 24 horas posteriores.

Más información en Daily Mail