La impresión 3D sigue aportando al avance de la ciencia y la tecnología, sobre todo donde mayor progreso se ha visto, es en el de la medicina y ahora se evidencia que el área veterinaria también recibirá sus beneficios. Sí, porque un pato de nombre Buttercup volvió a caminar gracias a una prótesis impresa en 3D, la cual se le fabricó porque este nació con una malformación que le hacía imposible caminar con normalidad.

Específicamente, se trata de una pata de silicona que se imprimió en una máquina 3D de la compañía Novacopy y gracias al software que desarrolló quien adoptó a Buttercup, el ingeniero Mike Garey. Con este procedimiento, escanearon la pata sana del pato y luego replicaron el modelo. Para mayor detalles de uso efectivo, mira el siguiente video:

Vía Gizmodo