Un sorprendente descubrimiento se acaba de llevar a cabo por los científicos expertos en biología, quienes revelaron que las plantas pueden realizar simples cálculos matemáticos con el fin de no morirse de hambre, es decir, son capaces de calcular la cantidad de energía almacenada para determinar si es suficiente para pasar la noche, el momento del día en que claramente no pueden realizar la fotosíntesis.

Por lo mismo, cuando las plantas calculan la cantidad de energía que poseen, determinan entonces la cantidad de ésta que deben utilizar en la noche, o sea, hacen un uso exacto y preciso del almidón, para así no morir de hambre.

Ahora, en cuanto al cálculo específico, según el doctor Alison Smith, la planta es capaz de medir la cantidad de almidón almacenado de forma química, mientras que un reloj interno le avisa en qué momento del día está, dividiendo las moléculas de energía entre las de tiempo. Para lo expertos, este sistema también lo utilizarían las aves migratorias.