Un intento por desvincularse del abuso laboral con el que se ha envuelto al trabajar con fábricas asiáticas es el subtexto que se puede ver tras el anuncio de que el iPhone 5 se comenzará a ensamblar en Argentina.

De esta forma, además, Apple haría frente a una de las leyes de este país, que castigas las importaciones; normativa que no sería problema al tener al último teléfono inteligente de la manzana fabricado en la zona de Tierra del Fuego.

Según el portal Celularis, la empresa encargada de la logística será Brighstar, mientras que la importadora NewSan ya habría anunciado 500 millones de pesos argentinos de inversión conjunta para poder construir las instalaciones necesarias para el proceso.

Vía Celularis