Luego de casi una década sin lanzar una nueva consola – 8 años para ser más exactos – Microsoft disipó la nebulosa y anunció cómo será la nueva versión de la Xbox, que esta vez tendrá One como apellido.

Tan solo diciendo “Xbox On” se prenderá la Xbox One, nueva consola de Microsoft que, entre las principales novedades, tendrá el control de voz como columna de control para las funciones que van más allá de jugar.

El nuevo aparato poseerá 8 GB de memoria RAM, USB 3.0, Wi-Fi Direct, drive para discos Blu-Ray, procesador con arquitectura de 64-bits a una velocidad 1,6 GHz y una GPU a 800 MHz.

Asimismo, la potencia gráfica de la Xbox One sería 8 veces superior a la de su predecesora, esto por la GPU que integra 10 veces más transistores que la de la Xbox 360.

En cuanto a sus puertos, además de poseer el antes nombrado Wi-Fi Direct, tendrá un puerto Gigabit Ethernet, puertos USB 3.0, HDMI y salida S/PDIF. Mientras que su unidad para discos Blu-Ray soportará discos de 50GB.

El paso obvio: no sólo para jugar

Si la Xbox 360 traía funciones para bajar aplicaciones como Netflix y navegar por internet, la One va un paso más allá, transformando en un Smart TV cualquier televisor al que esté conectada.

Y es que la consola podrá conectarse a la señal de televisión para, una vez más con el control de voz, intercambiar entre el modo de juego y aquel para ver programas en directo. Más aún, su conexión a internet permitirá, por ejemplo, ver la ficha en Imdb de la película que se está viendo, o consultar la guía de programación del canal, al que también se podrá llegar mediante la voz.

Este cambio rápido entre una función y otra viene dado por la nueva arquitectura (la misma que hace que los juegos de la máquina actual no sean compatibles), la que hará posible captar movimientos en 13.000 millonésimas de segundo, es decir, de manera casi instantánea.

Joystick y Kinect: el rediseño

En cuanto al mando, éste sufrirá pocos cambios por fuera pero muchos por dentro: integrará la esperada batería interna y poseerá botones que reaccionarán a distintos niveles de presión, para permitir una experiencia de juego más preciso

En lo que respecta al control Kinect, el sensor también vendrá con cambios: verá a los jugadores con una cámara de 1080p, capturando videos a 60 fps, siendo capaz de detectar movimientos más finos, como el giro de la muñeca o el equilibrio del jugador sobre el suelo. Por su parte, el sensor de campo se ha expandido un 60%. Según Microsoft, la Kinect podrá funcionar casi en la oscuridad.

Juegos

Algo de cierto tenían los rumores, si bien se podrá jugar con copias de segunda mano, se deberá pagar una comisión extra, pues cada título irá asignado a una cuenta única.

En cuanto a los títulos, destaca la alianza con Electronic Arts, que llevará entregas como FIFA 14, NBA Live 14, Madden NFL 25 o UFC de inicio a la consola. Sin contar las ya tradicionales sagas como Forza, Halo o Call of Duty.

Por su parte, Xbox Live mejorará, subiendo de 15.000 a 300.000 los servidores dedicados al juego en línea, lo que permitirá, entre otras cosas, subir en tiempo real puntuación y contenidos personales del juego. Este aumento de servidores también ayudará a impulsar proyectos de computación distribuida.