El ruso Valery Rozov lo logró. Sí, porque a sus 48 años subió el Everest, cumbre que tiene 7220 metros y donde se está a -18 centígrados, para luego lanzarse loca y valientemente. El movimiento se denomina, específicamente,salto base y al momento de lanzarse, el ruso alcanzó los 200 kilómetros por hora durante un minuto. Cabe destacar que el anterior récord también es de Rozov cuando saltó desde los 6.420 metros.

Mira cómo saltó: