Jamen Shively, ex ejecutivo de Microsoft y quien trabajó como gerente de estrategia corporativa hasta el 2009, quiere tener una especie de cadena al estilo Starbucks, pero con la marihuana y para ello requiere de 10 millones de dólares para la financiación, con el fin de traer decenas de millones de clientes y según sus propias palabras, crear algo más grande que Microsoft.

Específicamente, Shively quiere comprar a los dispensarios de marihuana medicinal en Washington y Colorado, para establecer así la sede de operación en Seattle. Cabe destacar que Washington recientemente votó a favor de legalizar la marihuana. Ahora, el por qué Shively llegó a este negocio, tiene que ver con que su bisabuelo fue el mayor productor de marihuana del mundo y entonces el dice “tengo la marihuana en la sangre”.