Luego de 10 años de investigación los científicos lograron crear un diminuto robot de tan sólo 80 milígramos y que simula a un insecto, volando también a la perfección y denominado como RoboBee, el cual agita sus alas de forma independiente unas 120 veces por segundo.

Los encargados son un equipo de ingenieros de la Universidad de Harvard y del Wyss Institute, quienes lograron crear este RoboBee que despega y aterriza de forma vertical gracias a sus alas de 3 centímetros. Ahora, estos vuelos sólo lo han hecho en sus laboratorios, por lo que el siguiente paso es hacerlo volar en ambientes naturales. Pero por el momento mira cómo funciona:

Vía Gizmodo