Aunque todavía no se encuentran evidencias claras de vida extraterrestre dentro de nuestro Sistema Solar, los de la NASA quieren ir más lejos todavía y acaban de anunciar que destinarán 200 millones de dólares para la misión TESS, la cual será la encargada de buscar vida fuera de las fronteras espaciales.

La idea es buscar posibles planetas habitables, así como vida o evidencias de que alguna vez existió vida en esos lugares lejanos del Universo. Para ello, los investigadores del MIT ya trabajan con la NASA y con el Harvard Smithsonian Center for Astrophysics, con el fin de lograr la conformación de un gran equipo multidisciplinario.

Cabe destacar que dentro de los objetivos se agendó la búsqueda de planetas del tamaño de la Tierra, de planetas rocosos o gigantes gaseosos. También se subraya que a diferencia de otras exploraciones que indagan la vida extraterrestre, esta tiene la capacidad de tomar datos de una región del espacio que es cuatrocientas veces mayor que las que se han estudiado hasta ahora.

Más información en Alt1040