Los astrónomos de la Agencia Espacial Europea acaban de capturar otro suceso galáctico asombroso. Es que esta vez se trata de la observación de un agujero negro que se despertó para alimentar a un objeto de masa baja, o sea, para devorarse una enana marrón o bien un planeta gigante.

El suceso tuvo lugar en el 2011 y en la galaxia NGC 4845, la cual está a 47 millones de años luz del planeta. Cabe destacar que lo importante es que según el profesor Marek Nikolajuk, de la Universidad de Bialystok, este despertar es inesperado pero es lo mismo que podría ocurrir- en el futuro cercano -, con el agujero negro que se encuentra en el centro de nuestra Vía Láctea.

Mira cómo sucedió en el siguiente video:

Vía Tendencias 21