Al parecer los de Microsoft quieren que los usuarios odien a la nueva consola por lo que no será, más que alabarla por lo que incorporará como novedad. Sí, porque primero se indicó que deberá estar siempre conectada, luego que no se podrán usar juegos usados y ahora que no tendrá retrocompatibilidad.

Es decir, Microsoft adoptaría la arquitectura X86 AMD que es similar a la de la Play 4, lo que sería la principal causa de que los juegos de la actual Xbox 360 no se puedan utilizar en la próxima generación de la consola de los de Redmond, lo que claramente sería un serio problema para quienes quieran obtenerla y tengan una amplia colección de juegos pertenecientes a la generación anterior.

Ahora, más allá de todos estos rumores, cabe indicar que según los del sitio The Verge, el retraso en la presentación oficial para fines de mayo , tiene que ver con que están haciendo algunos cambios de último momento, pero no se sabe si esto tiene que ver con el descontento que han mostrado los usuarios, por lo que sólo resta esperar.

Vía Ecetia