La Nasa se encuentra alerta por las secuelas que las tormentas geomagnéticas están causando en los satélites y las naves espaciales de sus misiones. Es más, esta mañana el sol estalló en llamaradas y envió miles de millones de partículas solares al espacio y a más de 600 kilómetros por segundo, aumentando las tormentas de radiación solar sobre la Tierra.

Es más, un portavoz de La Nasa afirmó que las emisiones resultantes provocaron un breve apagón de comunicaciones por radio en la Tierra, una interrupción que sin embargo ha ido disminuyendo con el paso del día. Sin embargo, esta fuerte tormeta solar y sus consecuencias, son parte de una visión cada vez más común que tienen los astrónomos sobre que se estaría en el más potente ciclo de llamaradas en 11 años, lo que seguramente derivará en las erupciones sean más intensas aún para finales de año.

Mira cómo sucedió:

Vía Cnet