Markus Persson es el creador de Minecraft, uno de los juegos más adictivos del momento y al parecer quiere repetir la historia con su segundo lanzamiento basado en un título que utiliza la mecanografía, es decir, simple pero complejo.

Drop consiste en la idea más sencilla pero de esas que terminan envolviéndote hasta hacerte adicto, pues el usuario tendrá que ir tecleando cada letra que aparece en la pantalla, siendo siempre las primeras las letras que forman la palabra Drop.

Por supuesto, existe un tiempo límite para teclear las letras, por lo que hay que ser cada vez más rápido para que el juego no termine nunca y la obsesión se desarrolle al ritmo de una música muy ad hoc.

Ahora sólo te queda probarlo y dar tu propia opinión.