Investigadores de la Universidad Médica de Carolina del Sur desarrollaron un procedimiento que logra calmar las ansias de fumar estimulando de forma magnética las células nerviosas en el cerebro.

La terapia, llamada “Estimulación Magnética Transcraneal”, se lleva a cabo mediante una bobina instalada en la frente para enviar impulsos magnéticos dentro de la zona de la corteza prefrontal.

Los científicos señalaron que el procedimiento no es doloros y no necesita ni sedación ni anestesia. Pero se requiere una buena cantidad de sesiones al día para lograr efectos duraderos. En Estados Unidos, este proceso está aprobado por la FDA para tratar la depresión.

Vía Gizmodo