Se trata de los primeros vestigios del Big Bang, es decir, el mapa de luz más antigüo conocido hasta ahora y basada en la radiación cósmica de fondo que cubre todo el Universo. Por supuesto, esta imagen es posible gracias al trabajo de la Agencia Espacial Europea y el telescopio espacial Planck, mismo que tomó datos durante unos 16 meses.

En palabras más sencillas, se trata de la primera luz del cielo luego del Big Bang, lo que será completamente importante para calcular con mayor precisión, por ejemplo, la antigüedad del Universo y la que hasta el momento se estimaba en unos 13.700 millones de años.

Para Jean-Jean-Jacques Dordain, el director general de la ESA, “la calidad extraordinaria del mapa del Universo obtenido por el telescopio Planck, nos permite pelar hacia atrás sus capas hasta la misma fundación”. Es más, sugiere un cosmos un poco mayor de lo que pensaba, incrementando su edad en unos 80 millones de años con respecto a teorías anteriores.

Caba recrodar que en aquel entonces, el Universo joven era como una especie de sopa densa y muy caliente, ya que su temperatura era de alrededor de os 2.700 grados celsius, estando además compuesta por protones, electrones y fotones en interacción. La luz fue liberada cuando los protones se unieron con los electrones y formaron los átomos de hidrógenos.

Posteriormente y conforme le Universo se expandía, esta luz primigenia también comenzó a extenderse y a alcanzar longitudes de onda de microondas. En cuanto al mapa, los patronesmoteados representan pequeñas variaciones de temperatura que se corresponden con regiones con densidades ligeramente diferentes en los momentos iniciales del Universo, siendo esas las bases de la estructura actual que se compone de estrellas y galaxias.

Más información en Daily Mail