Finalmente el mundo geek conoce al nuevo buque insignia de Samsung. Se trata del Galaxy S4 que deja los números romanos, toma un diseño muy parecido al Galaxy S III y al Note II e incorpora variadas novedades en software, lo que definitivamente termina siendo lo más importante de su lanzamiento.

Básicamente, en cuanto a características internas, se confirmaron todos los rumores que se tejen desde hace más de un menos y sobre todo de los últimos días. Es decir, la pantalla es de 5 pulgadas con resolución Full HD (1080p) y tecnología Súper AMOLED, más una protección Gorilla Glass 3, 2 GB de memoria interna y 16, 32 y 64 GB de capacidad de almacenamiento interno con la clásica ranura microSD para ampliar la capacidad con un topo de 64 GB.

Su peso es de 130 gramos, 0,7 milímetros de grosor y una batería suficiente para los nuevos requerimientos, ya que es de 2600mAh. El procesador definitivamente es de 8 núcleos y un Exynos 5 Octa a 1.6 Ghz, aunque en otras partes será de cuatro núcleos a 1.9 Ghz.

El sistema operativo que portará es Android Jelly Bean 4.2.2, con nuevas funciones de software como el Smart Scroll para pasar páginas y leer e-mail sin necesidad de hacerlo con el dedo. También añade Smart Pause que detecta que la mirada deja de prestar atención a la reproducción audiovisual y la detiene.

En cuanto a las verdaderas novedades cabe destacar la llegada de S Translator, que es un traductor de idiomas automático tanto para aplicaciones como para emails, así como también se luce S Voice Drive, una GPS que permite comandos de voz mientras el usuario maneja.

La cámara es de 13 megapíxeles y de 2 la frontal, aportando el modo Dual Camera, Dual Video Call, Drama Shot para hacer Timelapses y Sound Shot para introducir voz en las fotografías y al instante. La disponibilidad será para 155 países y 327 operadoras, comercializándose a fines de abril sin precio determinado todavía.