Las últimas semanas han sido de la robótica. Sí, primero presentaron la mano con movimiento más natural, luego el robot Salamandra y ahora el Snake, un robot con la apariencia de una serpiente que es capaz de agarrarse inmediatamente a los postes de luz, es decir, de abrazar objetos con el objetivo de que se pueda desplazar por espacios reducidos y así contribuir en algún momento a las exploraciones o misiones de búsquedas y rescate.

Mira cómo funciona:

Vía The Verge