Según lo que ha dejado ver Microsoft, es posible que un futuro no muy lejano el sensor Kinect tan exitoso en la consola Xbox, sea incorporado en televisores u ordenadores portátiles, pero sólo después que los de Redmond logren miniaturizarlo para que así el costo de adhesión sea menor, además de lo práctico que es que sea más pequeño que el actual.

Ahora, aunque Microsoft está dando el paso de la integración de Kinect en sus dispositivos, se cree que hay una serie de retos que tomar antes de implementar completamente la tecnología en los tablets u ordenadores. Uno de estos obstáculos es la luz de día, ya que el sensor expuesto a esta pierda completamente su precisión, por ejemplo, y un ordenador o tablet no está siempre en el cuarto de juegos como sucede en la actualidad con la consola.

Vía The Verge