Hace poco crearon la batería que se cargaba muy rápidamente y ahora los investigadores dieron un paso más allá al fabricar la primera que es flexible y que se recarga de manera inalámbrica.

El estudio fue llevado a cabo por expertos de la Nortwestern University en Chicago y la University of Illinois, dando como resultado esta batería que se estira y dobla como se quiera, proyectándose quizás, como un complemento perfecto para las pantallas flexibles, aunque también es posible el uso de estas en otros dispositivos e incluso en el cuerpo de una persona.

En cuanto a la duración, los usuarios deberían volver a cargarla luego de 9 horas de uso. Una batería de litio que además utiliza conexiones que proporcionana una gran flexibilidad, o sea, se podrá estirar sin que por eso deje de cumplir su labor y mejor todavía, porque su carga incluso puede ser inalámbrica.

Mira cómo funciona:

Vía Gizmología