Puede deberse o no la tensa relación con Coreal del Sur y Estados Unidos, pero lo cierto es que los de Corea del Norte ya declararon una guerra de conectividad celular con los turistas que se encuentran en el país, porque acaban de dar pie atrás en el permiso que tenía estos para comprar o arrendar tarjetas SIM con el fin poder hacer llamadas teléfonicas y hacer uso del 3G.

Es decir, todavía es posible que los turistas ocupen su teléfono para hacer llamadas telefónicas internacionales, pero el internet ha sido cortado de raiz y aún el gobierno no se pronuncia de las razones específicas para hacerlo, y considerando que además acaban de cortar la comunicación telefónica militar con Corea del Sur, es muy probable que ni siquiera piensen en los turistas.

Vía TechCrunch