La robótica es otra de las industrias que avanza a pasos agigantados y esta vez lo hacen con “Chimpancé”, un robot del tamaño de un humano que puede caminar, subir por las paredes e incluso se convierte en un tanque para poder moverse por terrenos difíciles. Es decir, es como un verdadero transformers.

En resumen, lo que este robot creado por Carnegie Mellon University puede hacer es el parecerse a un chimpancé justamente, ya que cada una de sus extremidades está equipada con una herramienta que les permite agarrar objetos, así como trepar las apredes al usar garras. También puede subir las escaleras, ponerse de pie y tomar objetos más elevados, usar pinzas para operar herramientas eléctricas y abrir válvulas, por ejemplo.

Ahora, cuando se transforma en tanque, un operador humano remoto le enviará comandos de alto nivel para controlar la trayectoria y las acciones, mientras que el sistema de inteligencia del robot le permitirá evitar colisiones y mantener la estabilidad.

Según sus creadores, “este tipo de robot tiene un enorme potencial en ambientes que están diseñados para las personas, pudiendo responder, por ejemplo, en casos de desastres como el de la central nuclear de Fukushima en el 2011”.

Más información en Daily Mail