Se trata del fenómeno proxy marriages o también conocidos como matrimonios de sustitución. Es decir, las bodas llevadas a cabo mediante el uso de internet y de programas como Skype y que son completamente legales.

Según el New York Times, esta práctica es cada vez más extendida entre los inmigrantes – asiáticos, de Pakistán, India o Bangladesh- que viven en los Estados Unidos, porque por la lejanía con sus parejas, es la mejor forma de contraer el sagrado vínculo sin gastar grandes cantidades de dinero en viajes y pequeñas celebraciones.

Sin embargo, ya hay algunos retractores de este tipo de unión online porque como no se encuentran cara a cara con un cura o juez, no se puede determinar si realmente el matrimonio se lleva a cabo de forma libre y no forzada.

Más información en NYT