Que el hombre pase bastante tiempo sentado en el sofá viendo televisión, no sólo significa que podrá recibir el reproche oficial de su novia o esposa por prestarle menos atención o por apoderarse del control remoto que ella quería dominar, sino que también significa que tendrá menos posiblidades de ser padre y no precisamente porque lo abandone la mujer.

Es que según un estudio realizado por los científicos de Harvard School of Public Health, si el hombre pasa al menos 20 horas semanales con su trasero posicionado en un sillón, su cantidad de esperma podría reducirse incluso a la mitad.

Para lograr a aquella conclusión se estudió a 189 estudiante entre los 18 y 22 años, tomando en cuanto sus estilos de vida, es decir, lo que comían, si hacían ejercicio o no, su nivel de estrés, etc. “Descubrimos que quienes miraron más televisión, tenían 44% menos de esperma, en comparación con quienes realizaban más actividad física, que al contrario, lo aumentaron en 73%”.

Ahora, dentro de las explicaciones del por qué se reduciría el número de esperma, se encuentra la alta temperatura que alcanzaría el escroto al estar viendo televisión por demasiadas horas y sentado en el sofá, sin importar si el telespectador presenta obesidad o es más bien delgado.

Vía BBC