Apple hizo caso a los reclamos de sus usuarios por los problemas que estaban teniendo con la actualización a iOS 6.1. De hecho, fue la propia Vodafone la que llamó a que sus clientes con el iPhone 4S, no realizarán el upgrade hasta que la empresa de la manzana lanzara una nueva versión de su sistema operativo y así fue.

Lamentablemente, si bien esta actualización resuelve el problema del bajo rendimiento de la conectividad 3G, causa otro inesperado y que es el mismo que están teniendo los del iPhone 5 cuando actualizan iOS 6.1. Sí, porque iOS 6.1.1 para los iPhone 4S, produce una notable baja en la autonomía de la batería junto con calentar de forma excesiva al terminal de los de Cupertino.

De este modo, no cabe duda que Apple está haciendo algo mal con las actualizaciones de su OS móvil, por lo que se espera que una compañía de su talla, solucione rápidamente este conflicto con una gran actualización compatible con todos los dispositivos y que, evidentemente, termine con estos problemas.