Un nuevo estudio en base al rostro de los seres humanos acaba de arrojar que las características de la cara pueden indicar para qué tipo de comportamientos son más propensos los seres humanos.

En el caso de esta investigación, se descubrió que los hombres que poseen una cara más bien ancha, pueden lanzar más comentarios racistas y serían más agresivos que los que tienen las caras delgadas o finas.

Una de las razones tiene que ver con que estas caras anchas pertenecen a hombres que tienen niveles de testosterona superiores a la media, lo que igualmente se vincula a un comportamiento más violento o agresivo.

Ahora, para llegar a tales conclusiones reunieron a una gran cantidad de hombres a quienes se les pidió que conversaran sobre diversos temas, muchos en relación al racismo, encontrándose con varias respuestas muy propensas al prejuicio racista.

Lo importante es que a cada uno de ellos se les fotografió y se le vinculó con cierto tipo de actitud, descubriendo ahí que los de cara más ancha tienden a las mismas opiniones más propensas a pensamientos racistas.

Eso sí, los científicos también señalaron que no todos los de cara ancha realmente son prejuiciosos o propensos a actitudes más agresivas y racistas, ni tampoco los que tiene la cara más delgada están libres de tener prejuicios, pero sí un alto porcentaje de estos.

Para los encargados del estudio, “esta investigación proporciona la primera evidencia de una métrica facial que no sólo predice las conductas sociales importantes y controvertidas, sino que también puede ser utilizada por otras personas y profesionales para hacer juicios más precisos”.

Más información en Daily Mail