En cuestión de seguridad, el sistema operativo Android y sobre todo su tienda de aplicaciones, es bastante cuestionado. Y cómo no, si hay miles de aplicaciones falsas con malwares infecciosos que pueden robar datos de los usuarios, pero no sólo eso, ya que comprobando aún más que los datos del usuario no son confidenciales, un desarrollador austriaco acaba de descubrir algo.

Se trata de los datos de los compradores de aplicaciones a través de la Google Play, pues estos los pueden conocer los desarrolladores cuando los usuarios descargan la aplicación, siendo visible el nombre completo, el correo electrónico, el domicilio y por ende el código postal, lo que sobra para conocer, por ejemplo, la ubicación actual de cierto usuario.

Un descuido intencional o no que debe solucionarse por el bienestar de los usuarios y el derecho de su privacidad, mismos que deben estar más alerta a este tipo de situaciones y no siempre entregar toda su información personal a páginas de registro.

Vía Gizmodo