El calentamiento global tiene todo tipo de consecuencias y una de ellas es en la capacidad laboral de los seres humanos. Sí, porque según los últimos estudios científicos, la cantidad de trabajos que la gente puede hacer durante el verano en comparación con el resto del año, se ha reducido en un 90% a nivel mundial durante las últimas décadas.

Sin embargo, los pronósticos no son para nada más alentadores, de hecho el NOAA señala que es muy probable que la capacidad máxima de trabajos de verano caiga en un 80% más para el 2050 según indicaron estudios realizados al comparar las condiciones actuales y las variables incluidas en las emisiones de carbono, las precipitaciones, etc. Obteniendo como resultado potencial, que para ese año existirá el llamado “estrés por calor” y muchas otras consecuencias negativas para la salud humana y derivadas por el trabajo al aire libre o instalaciones muy calurosas.

Ahora, lo anterior sucedería incluso si las emisiones de carbono bajan o se estabilizan, junto con hacer rel lógico cambio hacia las energías renovables; pero si no es así, para el 2200, sólo un 40% de las personas podría trabajar en el verano, siendo la Ciudad de New York, la que se vería más afectada en todo el mundo.

Vía The Verge